Estela que señala el Monte Nebo, lugar donde finalizó Moisés su peregrinar
por el desierto. Erigido por la Custodia Franciscana de Tierra Santa.

Eugenio Amézquita Velasco

JORDANIA.- Los peregrinos de Guanajuato-México, prosiguen su peregrinar a los Lugares Santos y a sitios bíblicos como el Monte Nebo, ubicado en Jordania, donde la tradición y las Sagradas Escrituras recuerdan que ahí finalizó su misión Moisés, el libertador del pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto.

Compartimos a ustedes imágenes y algunos datos interesantes de los sitios recientemente visitados por estos peregrinos provenientes de la Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacán, coordinados y dirigidos por Fray Héctor Manuel Rodríguez OFM, Comisario de Tierra Santa en esta Provincia, en el Templo de San Francisco de Salvatierra, Gto.

El Monte Nebo

El monte Nebo (en hebreo: הר נבו, en árabe: جبل نيبو) es un pico de 817 metros situado en el oeste de la Jordania actual.

Lugar sagrado

La historia bíblica del último capítulo de Deuteronomio, 34:11​ narra cómo Moisés, negada la entrada de la Tierra Prometida a la que dirigió a los israelitas desde Egipto, vio la tierra de Canaán desde la cima de la montaña antes de morir.

En la Biblia con el canon alejandrino (libro de Macabeo) se señala en profeta Jeremías escondió el Arca de la Alianza en una cueva en ese monte por mandato de Dios.

El lugar exacto del bíblico monte Nebo no se conoce, pues el lugar descrito en la Biblia es para unos el monte Sinaí y para otros las montañas Abarim, al este de la desembocadura del río Jordán en el mar Muerto. En estas alturas en el oeste del Jordán, se observa Jerusalén en un día claro.


Columnas de Hércules, en Aman.
El Templo de Hércules

El templo de Hércules, también conocido como Gran templo de Amán,​ es un antiguo templo romano dedicado a Hércules, que está ubicado en el centro de la ciudadela de Amán, frente al Museo Arqueológico de Jordania.​ Era el templo principal de un témenos romano.1​ No está completamente confirmado que allí se le rindiera culto a Hércules, pero las monedas halladas en el templo parecen representar a este semidiós.​ Se encuentra a 838 msnm.3​

Tiene una inscripción en el arquitrabe del pórtico que dice que está dedicado a Marco Aurelio y Lucio Vero, la misma fue datada en la época en que Geminio Marciano era gobernador de la Provincia de Arabia (162-166).​ Es contemporáneo al teatro romano de Amán.​

En 1961 se descubrió en el interior del templo una roca con una inscripción datada entre los siglos VIII y IX a. C. que menciona los nombres de dos reyes amonitas y hace alusión al culto a Moloch, que se cree que se llevaba a cabo en ese sitio.​

Arquitectura

Su estilo arquitectónico es típico de la arquitectura de la Antigua Roma. Consta de un estereobato, base con forma escalonada, rematado con un estilóbato, plataforma sobre la cual se erigió una hilera de columnas de orden corintio, coronadas con capiteles ricamente adornados. Por encima de las columnas del templo había un arquitrabe, un friso altamente modelado y una cornisa que sobresalía de la estructura, todo ello coronado con un techo a dos aguas.​

Está orientado en dirección este-oeste, con la entrada en el este. La fachada tiene 43 x 27 m y consta de seis columnas de 13,5 m de altura, las cuales estaban compuestas originalmente de 5 o 6 bloques de piedra, pesando cada uno unas 11 toneladas.​ Se cree que debía tener una estructura interior compuesta de tres salas. Al frente se encontraba el pronaos, seguido de la sala principal o cella, adonde se encontraba la estatua del dios, y en la parte posterior habría una habitación pequeña, conocida como opistodomos.​

De la estatua principal se conservan un codo y un pie, que permiten estimar la altura total original en 30 pies (9,144 m).​ También hay restos de una mano gigante de mármol que se asume que pertenecía a la misma estatua.2​ La columnas y el techo colapsaron durante un terremoto en el año 749 y sus bloques de piedra fueron reutilizados,​ aunque antes del sismo el templo ya era utilizado como fuente de materiales de construcción.​

Restauración

Entre 1989 y 1997, la American Center of Oriental Research financió un proyecto de restauración de la ciudadela,​ con el fin de transformarla en un parque arqueológico. El diseño del proyecto quedó a cargo de arqueólogos y arquitectos de la Universidad de Jordania.​ En el templo de Hércules, la restauración se centró en el pórtico, el sector noroeste del podio y tres de sus columnas.​ Las columnas fueron reconstruidas y levantadas nuevamente en 1993.​ Durante la restauración y tras un estudio exhaustivo de los restos arqueológicos, el arquitecto Chrysanthos Kanellopoulos hizo un modelo a escala completo del templo.​ Debido a que se conoce bastante sobre cómo era el templo en la antigüedad, se ha propuesto reconstruirlo en su totalidad; sin embargo, esto violaría un tratado internacional que específica que porcentaje de un monumento debe subsistir para que éste pueda ser reconstruido.​

Vista desde el Monte Nebo.

Basílica de Moisés. Monte Nebo
 Basílica de Moisés

En el siglo IV se edificó en el lugar una iglesia con tres ábsides ampliada en la época bizantina, (siglos VI y VII). Ya en esa época, Égérie, una peregrina de Egipto, visitó el santuario y sus impresiones impulsaron algunas expediciones francesas en el siglo XIX.

​ A principios del siglo XX los franciscanos reedificaron una iglesia, preservando los mosaicos bizantinos del siglo VI.

Representación del bastón con serpiente, de Moisés.

El bastón o vara de Moisés

La vara de Moisés hace referencia a la vara (se supone una especie de cayado de madera), llevada por Moisés en el Antiguo Testamento.

Para acreditar su misión Dios le comunicó a Moisés el poder de hacer prodigios por medio de una vara que tenía en la mano. Para comenzar, Dios cambió por sí mismo la vara en serpiente, que Moisés hubo de coger por la cola y que luego tomó de nuevo la forma de vara. Moisés, de vuelta en medio de su pueblo, reprodujo este prodigio ante el mismo, con lo cual se granjeó su confianza.

 Luego se presentó a Faraón en compañía de su hermano Aarón, a quien Dios había asignado por auxiliar y en presencia del monarca obró varios prodigios con la vara milagrosa, entre otros convirtiéndola en serpiente que devoró las varas de los magos.

Con esta misma vara extendida en las aguas de Egipto, éstas se convirtieron en sangre, con ella golpeó el polvo del suelo y apareció una nube de mosquitos; la levantó luego hacia el cielo y empezó a caer granizo; la volvió a levantar y se formó un ejército de langostas.

La vara sirvió a Moisés para algunos prodigios en favor de su pueblo; de ella se valió para separar las aguas del Mar Rojo cuando el pueblo de Israel huía perseguido por el ejército de Faraón; con ella golpeó la roca de Horeb e hizo brotar agua cristalina para apagar la sed de los israelitas; con ella acompañó la oración del pueblo durante el combate con los amalecitas y con la misma golpeó de nuevo la roca de Meriba.

Después ya no se habla más de hecho alguno saliente; pero la vara siguió siendo un símbolo del poder comunicado por Dios a su siervo y servía para indicar a los espectadores el momento en que tenía lugar la intervención divina.

Ubicación Geosatelital del Monte Nebo, en Jordania.