Artículos por "David Carracedo"
3-D 3D abogado Aborto Abusos Abusos sexuales Acambaro Acámbaro Accion ADN40 Adolescencia Africa Agricultura AGUA POTABLE Aguacate alcalde Alhóndiga Alimentos Almanza Alumnos Ambiente campirano ambulancias America colonial Amistad Android Ayuda Ángel Espinoza de los Monteros Animacion Animales Aniversarios ANSPAC Antena TV Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1928 Año 1930 Año 1932 Año 1933 Año 1934 Año 1935 Año 1937 Año 1938 Año 1939 Año 1940 Año 1941 Año 1942 Año 1943 Año 1944 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1956 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1963 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1969 Año 1970 Año 1971 Año 1972 Año 1973 Año 1975 Año 1976 Año 1977 Año 1978 Año 1979 Año 1980 Año 1981 Año 1982 Año 1983 Año 1985 Año 1986 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2014 Año 2015 Año 2016 Año 2017 Año 2018 Año 2019 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Años 90 APASEO Apaseo el Grande Aranceles Arandas Arquidiocesis de Morelia Arte Artes marciales Artículos Artistas Asesinos en serie Atarjea Atletismo Audio Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Bandas Barrera Barrio de Tierras Negras Basado en hechos reales Beato Elías de Jesús Nieves Belico Biblia Biografico Bomberos Boxeo Brujeria Cámara de Diputados Federal CANACINTRA Canal 10 Canal 11 IPN Canal 15 Canal 19 Canal 2 Canal 37 Canal 4 Canal del Congreso Canal H Canal Judicial Cancún Cantinflas Capa y espada Cárdenas Carmen Casa de Ejercicios de Atotonilco Casa de Retiros Santa Maria del Pueblito Casa del Buen Pastor Casa del Magnificat Catastrofes Catedral Caza CEA CEAG CECyTE Celaya Celebraciones Celebraciones religiosas Celos CEM Centro Humanitario Caminemos Juntos Centro Vocacional Franciscano CETMEJA CETPVI Chamangario Chihuahua Ciencia ficcion Cine Cine dentro del cine Cine épico Cine familiar Cine independiente USA Cine Mexicano Cine mudo Cine negro Cine Religioso Cineforum Cinépolis Galerías Celaya Circo Clima CMAPA CODE colecta Colegio Mexico Colegios y Universidad Colonia Latinoamericana Colonialismo Columnas Comedia Comedia Dramatica Comedia negra Comedia romantica Comic Comisaría de Tierra Santa Comisión Nacional del Agua comodato Comonfort Comunicación e Imagen Comunicados CONAGUA Conciertos Conferencias Congreso del Estado de Guanajuato Conquista de America Conservatorio CONSUCC Convocatoria COPARMEX Coroneo Cortazar Cortometrajes Crimen Cristo Crónicas de Chamacuero Crónicas Municipales Cronistas Cruz Cruz Roja Celaya Cruz Roja Mexicana Cuentos Cultura Cursos David Carracedo DC Comics Defensa de la Vida Humana Dependencias Estatales Deporte Deportes desastres Dibujos Animados Diocesis Dispensarios Distopia Distrito XII Electoral Federal Doctor Mora Documental Documental sobre cine Dolores Hidalgo donación Drama Drama carcelario Drama romantico Drama social Drogas DW Televisión Edad Media Editorial Eduardo Educación EFE Efemerides Ejercito El Androide Libre El Hermano Asno El Papa El santo del dia El Sembrador El Siglo de Torreon emergencia Encuentros Enfermedad enfermería ENMS de Celaya Ensayo Enseñanza Entrega de Fichas Entretenimiento Sano Entrevista Esclavitud Escuelas Nivel Medio Superior Escuelas Privadas España Espionaje estación Estatal Eugenio Amezquita Eugenio Amézquita Evangelio del dia Eventos Eventos Religiosos EWTN Exámenes de Admisión Extraterrestres Familia Fantasmas Fantastico Feria de la Cartonería y Muestra Artesanal de Celaya Feria del Empleo Juvenil ferroférico Festejo Festival de La Gordita y La Pacharela Festival Internacional Cervantino Festivales FIFA Filmoteca Fin del mundo Físcal Formación Humana Foro TV FOVISSSTE Frailes Franciscanos Franciscanos Fray José Pérez OFM Frente Nacional por la Familia Fuerzas de Seguridad Publica del Estado Fundación Guanajuato Produce Futbol Futbol americano Futuro postapocaliptico Gaceta de Guanajuato García Gatos Gentrificación Geovillas Los Sauces Gobernador Gobierno Gobierno del Estado Gobierno Eclesiástico Gobierno Federal Gobierno Municipal Gore Gran Depresion Grana TV Grupo Formula Grupo Fórmula Guanajuato Guerra Chino-Japonesa (II) Guerra Civil de El Salvador Guerra Civil Española Guerra de Corea Guerra de Reforma Guerra de Secesion Guerra de Vietnam Guerra Fria Guerras Napoleonicas Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra Hidalgo hija Historia Historias cruzadas Historico Holocausto Holocausto nuclear Honda Huachicol Huanímaro Humberto I Guerra Mundial IACIP Iglesia Catolica II Guerra Mundial Imagenes IMPIPE IMSS INAEBA Industria Infancia Infantil Informatica Inmigracion Instituto Celayense Instituto Estatal de la Cultura Instituto Tecnológico de Celaya Instituto Tecnológico de Roque Internacional Internet Intriga IPLANEG Irapuato ISAPEG ISSSTE Japon feudal Jaral del Progreso Jerecuaro Jesucristo Jiménez Jordania Jorge Negrete Jornada Nacional del Mezcal Juan Carlos Romero Hicks Juan Manuel Arpero Juego Juegos Olimpicos León Libros Literatura Local Looney Tunes Los 40 principales Maestros de Mexico Mafia Magia Marcha Marina Marionetas Marvel Marvel Comics Medicina Mediometraje Melodrama Mexico Mexico Prehispanico Mezcal MG Medios Mi Nueva Catedral Michoacan Mickey Mouse Migrantes Mineral de Pozos Miniserie de TV Mis Viajes Misericordia Radio Mitologia Monstruos Moroleon Movil Zona Movimiento Ciudadano Mundial 2014 Municipios museo Musica Música Musical Nacional Naturaleza Navidad Nazismo Netflix Noticias Noticias curiosas Noticias Medicas Noticias Telemundo Notimex Nuevo Testamento Obituario Ocampo Oficios de Semana Santa OFM Oliva Cruces Onomásticos ópera orquesta Orquesta Sinfónica Juvenil del IEC Padre Nieves Pajaros PAN Pandemias Pandillas callejeras Parroquia del Sagrario-Catedral Parroquia La Asunción de María Parroquia Nuestra Señora de la Salud Parroquia Nuestra Señora del Carmen Parroquia Sagrado Corazón de Jesús Parroquia San José Xoconoxtle Parroquia San Juan Bautista Parroquia San Miguel Arcángel SMO Parroquia San Pedro Apóstol Partidos Pato Donald patronato Pedro Infante Pelicula de culto Pelicula de episodios Peliculas Peliculas con Valores Peliculas Religiosas Penjamo Peregrinaciones Periodismo Perros/Lobos Pesca Pineda Pintura Piporro Piratas Pixar Pobreza Policia Policiaco Politica política PRD Precuela presidente PRI Procesión del Silencio Propaganda Prostitucion Protección Civil Provincia Franciscana de San pedro y San Pablo de Michoacán PT Pueblo Mágico Pueblo Nuevo Queretaro Racismo Radio en línea Rafael Soldara Luna Rally 2019 Rancho mexicano Real Madrid TV Realismo magico Reconocimientos Rectoría Santa Ana Regidores Regnum Christi Religión Remake Reportaje Representaciones Semana Santa Republica Dominicana Revolucion Mexicana Revolucion Rusa Road Movie Robos & Atracos Robots Roedores Roja Roman Alonso Romance RT RTVE Rugby Sacerdotes Salamanca Salón Mediterráneo Salones de Fiestas Salud Salvatierra Samurais San Diego de la Union San Felipe San Francisco del Rincon San Jose Iturbide San José Iturbide San Juan de la Vega San Juan de los Lagos San Luis de la Paz San Miguel Allende San Miguel Octopan Santa Catarina Santa Cruz de Juventino Rosas Santoyo Saraí Núñez Cerón Sátira SCT SDAYR SE Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable Secretaría de Educación Secretaria de Infraestructura Conectividad y Movilidad-SICOM Secretaria de Innovacion Ciencias y Educacion Superior - SICES Secretaria de Obra Publica Secretaría de Salud Secretaría de Turismo Secretaría del Medio AMbiente y Ordenamiento Territorial-SMAOT Sector Agropecuario Secuela Secuestros/Desapariciones Segura Seguridad Pública Semana Santa Seminario de CUltura Corresponsalía Celaya Seminario Franciscano Sengio Serie de TV Series de TV servicio Servicio Social SICES Siglo X Siglo XII Siglo XIII Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Silao Silly Symphony Simios Síntesis Síntesis Informativa Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia-DIF Sobrenatural Spaghetti Western Steampunk Stop Motion Submarinos Superhéroes Supervivencia Talleres Tarandacuao Tarimoro Teatro Teatrofilia Corral de Comedias TecnNM de Roque Tecnológico Nacional de México en Celaya Tecnológico Nacional de México en Roque Telefilm Teleformula Televisión templo Templo de El Carmen Templo de San Francisco Templo de San Francisco de Salvatierra Templo de San Francisco de SMA Terror Terrorismo Tesguerras Thriller Tierra Blanca Toros Trabajo/Empleo Tradiciones Transporte y Vialidad Tren Trenes/Metros Turismo TV Libertad TVCuatro UG UG Campus Celaya-Salvatierra ULM Universidad Latina de México Universidad pública Urgente Uriangato UTSMA Valle de Santiago Valle Hermoso Valores Vampiros Vatican News Vejez Venganza Viajes en el tiempo vías Victor Manuel García Flores Victoria Vida rural Vida rural (Norteamerica) Vidas de santos Video Videojuego Videos Villagran Volcanes Western Western futurista Whatsapp Wrestling/Lucha Libre WwwhatsNew XEITC Xichú Yakuza & Triada Young Adult Yuriria Zacatecas Zombis Zona Metropolitana Zona Noreste Zona Norte Zona Sur Zona Sureste



David Carracedo
Cronista de Comonfort


Las tortillas ceremoniales se conocían como “tortillas pintadas”, o tortillas con dibujos, no se deben confundir con las tortillas a cuya masa se añade un colorante vegetal y salen en bellos tonos de verdes y rojos o cualquiera otro. 

 El término de Tortillas Ceremoniales es acertado, no obstante que sólo se utilice en el contexto de las ferias artesanales, eventos oficiales o promoción turística.  A grandes rasgos se puede decir que son Tortillas Ceremoniales son una hermosa y antigua tradición que practican algunas comunidades de la cuenca del Río Laja, concretamente de los municipios de Allende y Comonfort, en Comonfort nos referimos a las comunidades de Orduña, Morales, La Palma, por citar algunas, en estos lugares  a las tortillas, en su confección, se les añade un hermoso y simbólico dibujo producto de sabias y depuradas técnicas que trataremos de describir. 

Son ceremoniales porque se les utiliza en las festividades, principalmente religiosas de estas comunidades y, en menos ocasiones, en festejos particulares; es decir, no son de uso cotidiano.
El proceso de elaboración parte de una tortilla común, bueno ni tan común, tortilla hecha a mano y de maíz, como a todos nos gusta. De paso espero que nunca lleguen a existir máquinas de estampar tortillas, pero quizá cabe mencionar que en alguna ocasión que ponderábamos la exquisitez de las tortillas hechas a mano, don Guillermo Velázquez recordó una cuarteta al respecto:

Eres tortilla corriente
de esas de tortillería
tardas pa’ que te caliente
y luego, luego te enfrías.

Ya cada lector sabrá si extrapola estos versos para referírselos a su pareja haciendo una metáfora no implícita. Regresando a dónde estábamos antes de que me perdiera  en mis remembranzas, si la tortilla se fabrica de manera tradicional, dándole forma con una prensa, el dibujo se impregna con la utilización de un tinte natural obtenido de una planta llamada muicle (justicia spiciglera), que se hierve o se coloca en el comal según el método preferido de la especialista.  El dibujo se plasma en la tortilla mediante el uso de un molde de madera de mezquite en sobrerrelive, que recibe el congruente nombre de Pintadera.



Estas pintaderas tendrán un espesor de tres o cuatro centímetros y el diámetro del dibujo (aunque el molde puede ser cuadrado y con mango), de unos quince centímetros.  El proceso de fabricación es sumamente arduo, como es de imaginarse se trata de quitar a la superficie de la pintadera, unos tres milímetros de todo lo que no se desea transferir a la tortilla, para crear el relieve con el dibujo.

 La buena noticia es que una vez terminada la pintadera, ésta durará varias generaciones, como está comprobado, llenando las tortillas ceremoniales con símbolos religiosos, flores, animales o lo que sea congruente con el motivo de las celebraciones,  del gusto del artesano o de quién encargo el artefacto. No es raro que, para aprovechar el mezquite, la Pintadera tenga dibujo en ambas caras. 

Últimamente se fabrican pintaderas en madera de pino, lo cual es comprensible y, créame, yo sé de eso, tallar madera de pino es cuatro o cinco veces más fácil que tallar madera de mezquite, sobre todo para hacer un sobrerrelive. Pero necesariamente no será tan duradera como la fabricada en mezquite, y no es de dudar que el tatarabuelo de alguien por eso decidió utilizar mezquite, para garantizar, como ya dijimos, que su esfuerzo y su pericia serían patentes durante siglos. 

Como se intuirá, el molde tiene que ser tallado en sentido inverso a lo que se quiere transferir a la tortilla, como se hace con un sello de goma, esto amerita un poco más de cuidado, sobre todo si lleva algún texto, o si, por ejemplo se va a plasmar la Santísima Trinidad, será engorroso que el Hijo aparezca a la izquierda del Padre.

Pero todavía no le digo como es el proceso, a reserva de que mi explicación parezca una receta le diré que la masa, luego de que sale de la prensa, se coloca en el comal, pero no hasta su cocción total, digamos que a la mitad nada más.  Entonces, utilizando un olote como brocha, se aplica el muicle sobre la pintadera y, a continuación, se coloca la tortilla a medio cocer sobre esta y se presiona un poco. La tortilla se impregnará con el tinte y transferirá el motivo. Regresa al comal y se  coloca con la cara que recibió el dibujo hacia abajo.



Eso es todo, se dice muy fácil pero, como es fácil entender, se requiere de mucha habilidad y práctica para que el resultado sea tan bello como lo llegamos a ver. Ahora bien, es evidente que esta es una forma de expresión artística con un significado y un simbolismo muy profundos, pero lo que motivó a los primeros pobladores de estas comunidades a desarrollar esta tecnología, encontrar un tinte y fabricar pintaderas es algo que queda, necesariamente, perdido en los años transcurridos desde entonces, y sabemos, como siempre en estos casos, de testimonios de gente muy mayor que nos dice que su abuela le contó que cuando ella, la abuela, era niña ya se pintaban las tortillas con esta técnica, pero no podemos precisar en que momento surge esta práctica que acabó por volverse una hermosa tradición, pero permítaseme otra digresión, parafraseo a Canek en la obra de Abreu Gómez:  “—Aunque no se conozca, existe el número de las estrellas y el número de los granos de arena. Pero lo que existe y no se puede contar y se siente aquí dentro, existe una palabra para decirlo. Esta palabra, en este caso, sería inmensidad. Es como una palabra húmeda de misterio. Con ella no se necesita contar ni las estrellas ni los granos de arena. Hemos cambiado el conocimiento por la emoción: que es también una manera de penetrar en la verdad de las cosas.”

Después de algo tan bello me siento fuera de lugar tecleando mis ideas, pero muy al margen de las verdaderas motivaciones que tuvieron quienes decidieron pintar tortillas, hace muchos años, hoy en día podemos imaginarlo y, más aún, algo de esta motivación se habrá transmitido, más sutil que explícitamente, de madres a hijas y hoy día, cada una de las sabias mujeres que hacen estas tortillas tendrá o intuirá que le significa personalmente realizarlas al mismo tiempo que sabe o intuye que tanto de lo que le viene de herencia se patentiza en cada una de sus pequeñas, y comestibles, obras de arte. 

Ahora permítame otra digresión, hoy ando muy digresor: Chamacuero ha estado poblado por pueblos civilizados desde hace más de dos mil años. Desde que recibió su nombre hace 670 años su poblamiento ha sido constante, cuando los españoles llegaron, casi doscientos años después, había un núcleo de población indígena donde una buena parte, una mayoría,  eran de origen otomí, aunque en esta región convivieron pacíficamente, grupos de diferentes orígenes.



Si uno ve, en los archivos parroquiales, la cantidad de libros dedicados al registro de nacimientos, matrimonios o defunciones dedicados a “Indios y castas” y el número de libros dedicados a “españoles”, comprende en una ojeada, que la población de los primeros era 10 veces superior a la de los segundos, luego entonces, no es un despropósito decir que todos los chamacuerenses descendemos de los otomíes, unos no nos consideramos merecedores de tal honor, otros no se preocupan de asumirse como tales, aun cuando incluso conocen la lengua Ñah Ñuh, lo cual no implica que no se sientan orgullosos de sus abuelos y sus ancestros a los que escucharon muchas veces hablar en esta lengua.

¿Y por qué mi digresión? Hace unos doce años, esta tradición comenzó, merecidamente,  a llamar la atención de las instituciones relacionadas con la cultura, a nivel municipal y estatal. Qué bien, pero no sé en qué momento se perdió la percepción de que esta tradición se ejerce actualmente en varias comunidades del municipio, sin que a las personas que la ejercen les haya interesado asumirse como otomíes, sin que por ello renieguen de su origen, pero pretender que ésta o cualquiera otra tradición es más valiosa por ser propia de un grupo indígena, o pero aún que es exclusiva de éste, me parece un despropósito y una sobrevaloración que, por ese motivo, brinda una visión demasiado estereotipada de la realidad de los habitantes de nuestro municipio y en este caso particular de las sabias mujeres que con el gusto heredado por esta tradición elaboran sus tortillas, por motivaciones que en realidad sólo ellas conocen pero, me consta, no son nunca una pose para los promotores culturales o turísticos ni para los medios de comunicación que, a veces, y con sobrado merecimiento, reparan en tan bella práctica. 

Ojalá que tan ajenos preceptos no consigan permear hasta el espíritu de la práctica de esta tradición y las personas que a ella se avocan no se crean obligados a decir: “Vamos a hacer Tortillas Ceremoniales Otomíes”, sino que cada uno de ellos se asuma como tal, como otomí, en la medida que por sus convicciones o motivaciones propias así lo considere. No por nada, durante siglos, los chamacuerenses, todos, han ejercido su cultura y sus tradiciones, sin importarles la forma en que los bienintencionados investigadores, incluido este cronista, quieran encasillarlos, aun cuando sea para otorgarles un mérito que nunca han necesitado.










Fe de Bautismo del Mariscal Insurgente Ignacio Camargo
Eugenio Amézquita Velasco

El cronista del municipio de Comonfort, David Carracedo, aborda ahora un tema interesante y que es precisamente el de un destacado comonforense y que es "Don José Ignacio Leonardo Camargo e Iriarte nació el 7 de noviembre de 1783, en Chamacuero, hoy desatinadamente llamado Comonfort, pero ese es otro tema del que ya hablaremos detalladamente", señala en la entrevista.

"Lamentablemente, volviendo a  Ignacio Camargo,  es muy poco lo que se sabe de este gran insurgente, hasta hace poco, y algunas fuentes más antiguas así lo consignan, se decía que Ignacio Camargo era originario de la ciudad de Celaya".

"Hace unos quince años, mi antecesor, el profesor Plácido Santana Olalde, localizó la fe de bautismo del Coronel Camargo, en los archivos de la parroquia de San Francisco de Asís. También encontró el mismo documento, correspondiente a los hermanos Manuela y Pedro Taboada", expresó.

"En el año 2010 platiqué con el maestro Herminio Martínez, en ese momento Cronista Municipal de la Ciudad de Celaya y él, antes de que yo le hablara de estos documentos, me comentó que en varias fuentes ya se mencionaba el origen chamacuerense de nuestro personaje", dijo.

"Hay una coincidencia muy particular tanto cronológica como geográfica, Ignacio Camargo nació en la casa anexa a la antigua presidencia municipal, que tenía acceso por la actual plaza cívica Dr. Mora", citó.

 "En la casa de al lado, es decir en la antigua presidencia municipal, nació en 1786, la heroína chamacuerense y benefactora del movimiento independentista, doña Manuela Taboada, años más tarde esposa de Mariano Abasolo. Hacia 1790 nació, en esa misma casa, su hermano, el insurgente Pedro Taboada".

"Y, por si fuera poco, en la casa de enfrente, cruzando la acera, nació en 1794 don José María Luis Mora.  Siempre me ha sorprendido la cercanía en tiempo y espacio con que nacieron estos personajes. Seguramente se conocían los cuatro, se veían en misa, en las fiestas del pueblo y deben haber tenido cierto grado de amistad o simpatía, de lo que estoy seguro es que ninguno de ellos sabía el papel que la historia les tenía deparado", analizó.

"Es cierto que el doctor Mora no tomó parte, en modo alguno en la lucha por la independencia, sin embargo, es uno de los historiadores más imparciales y objetivos de todo el movimiento. El padre de Ignacio Camargo y la madre de Manuela Taboada eran hermanos, así que éstos eran primos.  La fe de Bautismo de Ignacio Camargo y de Manuela Taboada no estuvieron presentes en el archivo parroquial durante algunos años", explicó.


El cronista comonforense subrayó que "me queda el extraño gusto de relatar que en 2015 me invitaron a dar una charla sobre la historia de Comonfort, en algún momento mencioné la carencia de estos documentos, esto motivó que uno de los asistentes hiciera andar un par de engranajes para promover que estos documentos regresaran al archivo parroquial. Puedo asegurar que en ese periodo de ausencia no fu provocado por mala fe, ni mala intención de parte de los involucrados".

"Y para regocijo de todos comparto una imagen de tan históricos testimonios. Lamentablemente ni en legajos reincorporados ni en los libros que corresponden al periodo he podido localizar la fe de bautismo de Pedro Taboada, sin embargo, debo agradecerle al joven Pedro que buscando testimonios de su real existencia localicé la fe de bautismo del hijo de Mariano Abasolo y Manuela Taboada, así como a una buena cantidad de hermanos de Manuela, de Ignacio Camargo y del doctor Mora".

Puntualizó que "Ignacio Camargo se une al movimiento insurgente en Chamacuero,  lo mismo que Pedro Taboada, cuando Hidalgo y su ejército pasaron por aquí el 19 de septiembre de 1810. Nueve días más tarde, el 28 de septiembre, Ignacio Camargo es el encargado de llevar, junto con Mariano Abasolo, un documento donde Hidalgo solicita la rendición al intendente Riaño quien, como sabemos, se había parapetado en la alhóndiga de Granaditas".

"En el cruce de las actuales calles de Juárez y Mendizábal, es decir bajando de la alhóndiga hacia el Mercado, los realistas tenía ubicada una barricada, a ese punto se acercaron Camargo, Abasolo  y un par de soldados que los acompañaban portando una bandera blanca; entregaron el documento que pedía la rendición y el teniente que los atendió pidió tiempo para traer la respuesta, Camargo insistió en hablar con Riaño y fue conducido, con los ojos vendados, al interior del castillo".

"Cabe destacar que, unos meses más tarde, al ser procesado, Abasolo asegura que ese día no participó en las acciones de la Alhóndiga y que se fue a tomar chocolate con unos conocidos. Me atrevo a pensar que fue un argumento en su defensa, no creo que fuera tan apático", manifestó.

 "Pero, volviendo a ese día, imaginemos la tensión que debía reinar en esos momentos: ochenta mil hombres afuera dispuestos a tomar la plaza y poco más de un centenar dispuestos a la defensa.  En el interior de la alhóndiga Camargo fue tratado con amabilidad, incluso le ofrecieron de comer y comió. Como sabemos Riaño no aceptó la rendición y el Coronel Ignacio Camargo regresó con la noticia para dar inicio a las hostilidades, mismas en las que participó destacadamente".

"Como se ha comentado esta fue la primera batalla y la primera victoria del ejército insurgente, si bien, a un costo altísimo pero también con un valor estratégico y simbólico muy alto. Camargo se destaca en la batalla del Monte de las Cruces y es ascendido a Mariscal. Participa también en la batalla de Aculco, en la toma de Guadalajara y se bate destacadamente en el Puente de Calderón, no hay que olvidar que los insurgentes estuvieron muy cerca de ganar esa batalla", expresó.

"Tanto Camargo como Pedro Taboada, siguen a Hidalgo y sus hombres hacia el norte y, como ellos, son capturados en Acatita de Baján el 21 de marzo de 1811".

"Dado que no contamos con la fe de bautismo de Pedro Taboada,  hay tres documentos que dan indicio de su existencia, los primeros son un par de cartas de Manuela Taboada a su marido, donde le sugiere no seguir a Hidalgo y llegarse hasta los Estados Unidos junto con “Pedrillo”".

"Tan premonitorias sugerencias no fueron atendidas como ya hemos dicho".

"El tercer documento es una relación de los prisioneros hechos en Acatita de Baján, ahí se menciona a:  D. Pedro Taboada, bajo el rubro de “Seculares”. Aunque se dice que ambos fueron  conducidos a Chihuahua, Pedro Taboada no figura en la relación de los Insurgentes remitidos a aquella ciudad desde Monclova, por lo que es altamente probable que no sufriera la misma suerte que su primo Ignacio".

"En Chihuahua, tras un brevísimo juicio, el Mariscal Ignacio Camargo Iriarte es condenado a muerte y  fusilado por la espalda el 10 de mayo de 1811.  Siendo él, junto con Juan Bautista Carrasco y Agustín Marroquín, los primeros en ser pasados por las armas, de entre el gran contingente que fue hecho prisionero".

"No todos los acontecimientos de los primeros caudillos de la independencia fueron documentados como ameritaba, tampoco los méritos de personajes importantes y comprometidos como Ignacio Camargo. Bástenos saber, por el momento que fue un hombre a la altura de las acciones que la independencia le requería y, más allá de sus logros (grandes sin lugar a duda) su compromiso para con la incipiente Nación es incuestionable".

FInaliza la entrevista con el Arq. Carracedo. "Para mayor desgracia, muchos de los insurgentes fueron sepultados en una fosa común; con el crecimiento y las obras de modernización de la ciudad de Chihuahua, la ubicación de los restos, entre ellos los de Ignacio Camargo, se perdió.  Que justo sería que, más de doscientos años después pudiéramos hacer cierta aquella olvidada estrofa de nuestro Himno Nacional:

Y el que al golpe de ardiente metralla
de la Patria en las aras sucumba
obtendrá en recompensa una tumba
donde brille de gloria la luz.

Y de Iguala la enseña querida
a su espada sangrienta enlazada,
de laurel inmortal coronada,
formará de su fosa la cruz".



Eugenio Amézquita Velasco

El cronista de Comonfort, David Manuel Carracedo, nos trae a la memoria un hecho que es tradicional en Comonfort, Guanajuato, y que es conocido como la "Remuda",

En, entrevista, el Arq. Carracedo señala que "hemos hablado mucho de la Fiesta de Los Remedios de nuestra población. Por ese motivo  hoy no le hablaré de la Fiesta de Los Remedios de este año. Le hablaré de la primera actividad de la Fiesta del año que viene".

"Ocho días después de terminada la segunda Fiesta de los Remedios se realiza otra actividad que tiene todo el aspecto de ser la misma festividad pero en proporciones menores, esto puede parecer así  pero cualquier amable asistente le informará que esta celebración es La Remuda de la fiesta de los Remedios".

"Se puede creer que La Remuda es una especie de recalentado de la fiesta o un ritual para poder terminar con la fiesta gradualmente. La palabra remuda (acción y efecto del poco utilizado verbo “remudar”) significa remplazar una persona u objeto por otro". 

Y explica: "Ese es el motivo de esta celebración, cambiar a los responsables de la fiesta o reafirmarlos en sus responsabilidades.  Por lo tanto, como ya dijimos, es el inicio de la fiesta del próximo año, aunque algunas actividades no dejan de darle ese sabor a despedida de la fiesta del presente año. Los días de celebración son el sábado y el domingo posteriores a la fiesta, siendo este último el de mayor relevancia".

"Es evidente que todas las celebraciones populares, como ésta, generan una serie de gastos que deben ser solventados de alguna manera, claro que la mayor parte de las actividades, que tanto lucimiento dan al festejo, provienen de la actividad no remunerada de los participantes, caso concreto de los integrantes de cada danza. Pero ¿quién paga a los músicos de las danzas, las bandas de viento, los castillos, los cuetes, la comida de los danzantes, de los que arman los cruceros, de los que pelan cucharilla?" 

"Toda la organización de la festividad se estructura en base a una veintena de responsables a los que, por tener el cargo de realizar cierta actividad, se les conoce como Cargueros. El Carguero es una persona que, por tradición, por devoción, por gusto, por compromiso, asume la responsabilidad de organizar y dirigir una danza, de proveer los fuegos pirotécnicos de cierto día, de llevar una banda de música al Alba, etc.  Aunque debo aclarar que  este responsable es el Carguero Mayor, porque para cumplir con su Cargo tiene el auxilio de sus cargueros, los cuales, en el menor de los casos aportan una cantidad en efectivo. Digamos que usted acepta ser el Carguero Mayor de La Música del Alba".

El cronista comonforense menciona que "usted debe averiguar la calidad y disponibilidad de las bandas de viento de la región y entablar negociaciones con alguna de ellas (además de precisar un buen número de detalles que ya hemos mencionado)".

Las "Parandes"

"El desarrollo del Recorrido de El Alba implica un gasto de varios miles de pesos.  Aquí entran en función sus cargueros, al margen de que alguno le acompañe en las negociaciones o investigaciones, o lo asesore, los demás pondrán su cooperación en el debido momento. La festividad de La Remuda tiene como principal objetivo concretar dichos compromisos.  Cuando el compromiso de ayudar al carguero mayor se pacte, sus colaboradores pueden jactarse de ser “Cargueros de la Fiesta de los Remedios”. 
Siguiendo con nuestro ejemplo: el día domingo de la Remuda, en su casa, o afuerita, usted o un grupo de gente muy diestra en estos menesteres, confeccionarán una armazón de carrizo, madera o perfiles tubulares que mide seis o siete metros de largo por un metro veinte o un metro cincuenta de ancho".

"En esta armazón se colocan unos panes hermosos  y unas botellas de vino, principalmente. Los panes (unas “conchas” de treinta centímetros  de diámetro) van en bolsas de polietileno para preservarlos del polvo y que sigan siendo comestibles, las botellas de vino a veces se cambian por paquetes de cerveza o por botellas de refresco. Pero no se imagine usted un amontonadero de panes y botellas sin ningún orden, se procura que el acomodo tenga, además de todo una innegable belleza, por lo que es común recurrir a listones, flores de papel, papel picado, globos y hasta a luces de colores.  Como muchos saben, estas armazones son conocidas como Parandes, espero encontrar algún día la etimología correspondiente".

"Cuando su parande tenga todos los panes, las botellas, los globos, las flores, y, si su creatividad le dio para tanto, las series de luces fuertemente sujetos, coloque un letrero muy legible que en su caso dirá “Parande de La Música de El Alba”, entonces un grupo de robustos caballeros lo levantaran en vilo (al parande) y, con todo el jolgorio y la alegría concebibles, lo llevaran al atrio del templo. El hecho de que estos caballeros carguen el parande hasta el templo, no es razón suficiente para llamarlos cargueros, no confundirse, puede o no que también sean cargueros". 

"Al llegar al templo el parande debe ser colocado casi vertical (se acuerda que le dije que todo debía estar bien sujeto). Y aquí entra en función esta armazón, usted, como carguero mayor se sienta junto a su parande, bien armado de una libreta y una pluma. Al poco rato se acercarán sus conocidos  o algunos que su parande o el motivo del mismo les haya despertado interés y le preguntarán “de a cómo es”  usted, como ya habrá calculado, dirá que de mil y tantos pesos, probablemente le pidan que los anote".

"En teoría, usted debería tomar un pan y una botella de su parande, o dos panes y una botella, o dos botellas y un pan, o la combinación que considere, y entregarlo a su nuevo carguero. Esa acción, la de recibir y entregar las ofrendas del parande, es la que sella el compromiso. Su carguero tiene más o menos un año para recabar la suma pactada".

Los "cargueros"

"En la realidad los Cargueros Mayores ya conocen, de antemano y desde muchos años atrás,  a las personas que aceptan gustosas este compromiso, aunque no es extraño que en la fiesta misma de la remuda alguien decida convertirse en carguero. Para muchas personas es un orgullo ser partícipes de la fiesta. Tampoco es inusual que del Norte lleguen los envíos, aunque quienes los enviaron no lleguen a la Fiesta y sólo celebren la nostalgia y el gusto por participar en la que, pese a la distancia, sigue siendo Su Fiesta". 

"A muchos les mueve la devoción hacia la Virgen, otros son cargueros para cumplir una manda. Puede ser que, hacia el final de la fiesta, el parande sea desarmado y sus ofrendas repartidas entre los cargueros presentes, con lo que se sellará el compromiso. Más comúnmente, en los días subsecuentes el Carguero Mayor visita a sus colaboradores en sus domicilios y les hace entrega de sus panes y sus botellas.  Debo decir que el tamaño de los parandes me pareció espectacular, muy superiores a los que he podido ver en otras celebraciones de la región, pero no se trata de competir, todos los parandes son bellos, sobre todo por el alto valor simbólico que conllevan y el motivo que los origina". 

"También debo decir que la palabra Parande, hasta donde pude averiguar, es de uso muy localizando en esta región, digamos del centro del país. Todas las fiestas realizadas en nuestro municipio se organizan y financian de manera similar con cargueros y cargos, aunque  ninguna Remuda tiene la magnificencia de ésta".

Sigue señalando Carracedo que "en tanto el Carguero Mayor espera por sus cargueros, las danzas continúan con sus celebraciones, Cuando una danza está cercana a terminar su participación, sus danzantes portarán un ramito de flores, llegado el momento arrojarán dulces a la concurrencia; durante mucho rato una voladero de dulces cruzará la explanada en que la danza se desarrolle".

"Antiguamente se arrojaba también fruta, pero como podía llegar a lastimarse quien recibiera un cañazo o un mandarinazo, se acordó arrojar nada más dulces al público asistente. Terminados los dulces los danzantes salen del atrio, y se dirigen a un lugar entre el Templo de los Remedios y el Templo Parroquial, desde ahí algunos de los integrantes de la danza que así lo hayan ofrecido, y por convicciones muy propias de cada quien, recorrerán de rodillas el trayecto hasta el Templo de los Remedios". 

"Sus compañeros los acompañan a pie y, a veces, con música muy leve. Puede suceder que alguna danza inicie este trayecto a unos cien metros del templo, pero alguno de sus integrantes, por decisión propia, se remontará más atrás o hasta el templo parroquial (un total de casi setecientos metros). Otras personas, sin ser necesariamente danzantes, hacen recorridos similares, incluso ayudados por acompañantes que van colocando piezas de cartón a su paso para que el trayecto se más tolerable".

"Cuando los danzantes salen del templo, sea que entraran caminando o de rodillas, terminan su participación por este ciclo, a la espera de la nueva fiesta para la que, paralelamente a sus danzas se pactaron los acuerdos y compromisos necesarios.  Es como haber sembrado la semilla de una nueva planta mientras la anterior aún está presente, un eslabón bien afianzado con el siguiente, un ritual de renovación que asegura la pervivencia de esta hermosa, compleja y rica festividad".












Arq. David Carracedo
Cronista de Comonfort

En nuestro país, desde hace varios siglos, existen lugares que son punto de destino para los creyentes, especialmente en los días de su festividad. Sin embargo es muy diferente acudir a visitar el templo donde se venera una imagen religiosa en particular a participar en una peregrinación.
El hecho de participar en una peregrinación implica cierto esfuerzo, cierto sacrificio, de ahí que éstas se realicen a pie, en bicicleta o a caballo, pero no existen peregrinaciones en camioneta o en autobús, por más devotos que fueran los participantes. Del mismo modo, hay sitios que son hermosos en sí y realizan fiestas de muy bella factura, por este motivo reciben muchos visitantes que acuden por el gusto de participar en la festividad, por devoción a la imagen venerada o por ambas cosas.

Para no verme regionalista puedo ponerle el ejemplo de la Fiesta de la Candelaria en Tlacotalpan, Ver. Sin embargo, algunas de estas fiestas no atraen la peregrinación de los devotos o sus peregrinaciones son pocas o muy discretas.

Hay otros sitios en los que las celebraciones mismas de la fiesta llegan a pasar un tanto a segundo término por la cantidad y volumen de las peregrinaciones que hasta ellos llegan. Los ejemplos más evidentes son la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México,  San Juan de los Lagos o Fresnillo, Zacatecas. ¿Qué determina que una imagen religiosa sea objeto de estas peregrinaciones?

Generalmente su fama como buenos intercesores de causas complicadas, entiéndase su fama de milagreros se va extendiendo, de boca en boca y de generación en generación.

No obstante, sorprende que una población tan pequeña como San Martín de Terreros, que tiene menos de setecientos habitantes, cuente con una imagen que es objeto de una veneración tal que, durante los quince o dieciséis días que dura la festividad recibe miles de visitantes y, sobre todo, miles de peregrinos.

Pese a lo fascinante que este pode de convocatoria resulta, no es mi intención extenderme al respecto de esta festividad, dado que me salgo del tema primigenio de esta sección, circunscrita al municipio de Comonfort.

No obstante, vale la pena recordar que esta población se localiza al sur del territorio del municipio de Dolores Hidalgo. También vale la pena recordar que San Martín de Tours  fue un personaje del siglo IV, que fue obispo en la ciudad francesa de Tours, sin embrago, su acción más celebre, que consistió en partir su capa para compartirla con un mendigo, sucedió cuando ni siquiera se había convertido al cristianismo y era un militar del imperio romano. Esta escena es, casi exclusivamente, la utilizada en su iconografía. Generalmente se le representa, acertadamente, como un centurión del ejército romano.

Sin embargo, la imagen venerada en el santuario de San Martín de Terreros es un poco diferente, al dotarlo de una armadura de cuerpo entero y un yelmo adornado con grandes plumas. La imagen tiene una inscripción que la fecha el 15 de mayo de 1776. La antigüedad de la imagen, aunque no afirmo que desde entonces esté a la veneración pública en este poblado,  nos da una pista sobre la actual devoción de que es objeto  en la región.

De Comonfort acude, por supuesto mucha gente, sea por las motivaciones religiosas propias de cada quien, sea por el gusto de participar o, inclusive, porque es una tradición familiar la participación. Los peregrinos que viajan a pie salen el día ocho, por la mañana y pernoctan en varios lugares para llegar el día diez a su destino. Una vez cumplida su visita retornan en autobús. Incluso, como un río que va  recibiendo afluentes, a los peregrinos que de Comonfort parten el día ocho, se unen otros peregrinos que partieron con antelación del rumbo de Querétaro.

Un poco más singular y más propio de la veneración de San Martín de Tours (venerado como San Martín Caballero), son las peregrinaciones a caballo desde distintos puntos de la región. Si con un compás trazáramos un círculo con el centro en el poblado de Terreros, de los 360 grados que dibujáramos provendría una peregrinación hacia este punto.  No debe pensarse que realizar este trayecto a caballo es mucho más descansado que realizarlo caminando, cabalgar durante jornadas tan largas también cobra una cuota grande de agotamiento físico además de que, como veremos, muchas peregrinaciones efectúan el regreso por el mismo medio.

En Comonfort hace más de cincuenta años, y tal vez muchos más,  que un nutrido grupo de cabalgadores, bien organizados, se dirigen a San Martín de Terreros. Parten el día 9 de noviembre, a las cinco de la mañana, del rumbo de la Calle 20 de noviembre,  sin más solemnidad que los estandartes que portan los jinetes que encabezan el contingente y sin más sonido que el acompasado golpeteo de las herraduras sobre el pavimento. Debo confesar que la singularidad de la escena, a esa hora y en las calles tan desiertas me impresionó, tal vez a los jinetes les haya sorprendido ver a un tipo tomándoles fotos a esas horas, pero muchos de ellos espontáneamente me saludaban con un amable Buenos Días.

En un número indeterminado, pero que ronda los trescientos participantes, se encaminan al poniente del municipio. Como es de suponerse, las peregrinaciones a caballo, no van por la cinta asfáltica de las carreteras, se puede decir que van cortando camino para hacer más recto su derrotero.  Incluso, cuando alguna de las muchas peregrinaciones ecuestres sigue el rumbo de alguna carretera, viajan por los senderos que suelen correr paralelos a la cinta asfáltica, algo que agradecemos todos, incluso los propios caballos.

La peregrinación ecuestre de Comonfort a Terreros pernocta el día nueve en un punto intermedio y parten, muy de mañana el día diez para llegar a su destino a las doce del mediodía.
Ahí serán como una gota en el océano, bueno, no tanto: como una gota en un garrafón porque se estima que, de todos los rumbos, como ya mencioné, acuden en un número que ronda los diez mil cabalgadores.

Los peregrinos a caballo entran montados en su animal hasta el atrio del templo, quizás, pese a los conflictos para entrada y salida de tantos peregrinos que esto conlleva, esa sea la esencia de esta peregrinación y así se ha observado desde hace muchos años. Muchos de estos jinetes emprenden su regreso en camioneta, misma que lleva un remolque en donde transportan sus animales.

Así que, si usted visita esa población en los días de fiesta, tan común como ver peregrinos a caballo será ver remolques para transportar equinos, lo mismo que autobuses que parecen muy lejanos a sus rutas habituales.

Entre los peregrinos a pie y los peregrinos a Caballo que parten de Comonfort, se consigue que algunas de las calles luzcan inusualmente desiertas, dado que buen número de vecinos están en tránsito de su peregrinar. Ojalá que unos y otros acudan durante muchos años a tan singular lugar, no sólo por la devoción propia de cada uno, sino por el innegable valor social que conlleva una actividad con tal poder de convocatoria.












David Carracedo
Cronista Municipal de Comonfort, Gto.

Nota del Editor:
Es un gran placer agradecer a mi estimado amigo, el Arq. David Carracedo, cronista del municipio de Comonfort, el engalanar este espacio y enriquecerlo con su experiencia, sus capacidades y ese sentido del humor tan característico que le es a él. Colaborador semanal de El Sol del Bajío, comparte a través de las páginas de esa, la casa editorial que nos alberga, sus experiencias, anécdotas e investigaciones. Bienvenido, David y espero que ésta sea una de muchas de tus colaboraciones, para que todos conozcan y amen a Comonfort -perdón, a Chamacuero- como tu lo haces. Nuevamente, bienvenido a este tu espacio, al equipo de colaboradores. Tu amigo, Eugenio Amézquita.


Hay manifestaciones religiosas que evolucionan hacia formas que pudieran parecer lúdicas, pero nunca pierde el carácter devoto que las originó. Lo menciono porque me ha sorprendido la intensa alegría con que los integrantes de la peregrinación ciclista se lanzan a los caminos.

Claro que la alegría no quita el esfuerzo necesario para recorrer en bicicleta tanta distancia, pero, sin lugar a dudas que, en determinado momento, hará más ligero el discurrir de los kilómetros.

Para quien no esté familiarizado con estas celebraciones le comento que, en particular, la Peregrinación del Bajío al Tepeyac, consiste en recorrer en bicicleta la distancia que media, entre las comunidades de origen de los participantes, hasta la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México. Entre trescientos y cuatrocientos kilómetros, según el punto de partida.

El grupo que más distancia recorre es el que parte de Dolores Hidalgo, este grupo se incorpora al contingente en Comonfort, y de ahí parten hacia Celaya. Si bien hay un grupo de la Cabecera Municipal, aquí mismo se suman los grupos provenientes de Neutla, Jalpilla y San Agustín. Más adelante, pero el mismo día, se unen los grupos de Empalme Escobedo y Soria. Al día siguiente los grupos de Apaseo.

No es atípico que los familiares acompañen a despedir al peregrino, el cual se identifica, entre el grupo familiar, por su llamativo uniforme, del mismo modo, algunos niños portan el mismo uniforme y unos pocos más acompañan a los adultos en un pequeño tramo del recorrido, pedaleando sus propias bicicletas.

Habiendo salido, en esta ocasión el día 6 de octubre, su llegada a la Ciudad de México está programada para el día 10, es decir, deberán pernoctar cuatro veces a lo largo del camino.  Esto se facilita porque en cada punto donde llegan les disponen algún sitio, no digamos que cómodo, pero sí apropiado para descansar y recuperar energía.

Además, porque a cada grupo le acompaña uno o varios camiones que transportan sus equipajes. También, y lógicamente al final, viene un vehículo etiquetado como “Carro escoba”, los encargados me explicaron que, aunque por supuesto no son competencias, sí hay un límite para la duración del recorrido, si este vehículo, que viene al final, encuentra peregrinos que van ya muy lentos, por cansancio o cualquiera otra circunstancia, deben subirlos a bordo y llevarlos hasta el término del recorrido de ese día.

No solo los camiones brindan ayuda a los participantes, también hay un grupo de motociclistas que colaboran en el buen discurrir del trayecto, sobre todo laborando por la seguridad de los participantes. Uno de estos motociclistas me comentó que, pese al nutrido número de participantes, los incidentes se reducen a caídas, golpes, o enfermedades, mismos que pueden provocar que los afectados abandonen el recorrido. Lamentablemente, en una ocasión el imprudente conductor de un vehículo automotriz se impactó contra los participantes, provocando el deceso de dos de ellos.


Esta de 2018 es la edición número cincuenta y ocho o, más correctamente dicho, la quincuagésima octava Peregrinación del Bajío al Tepeyac. Con semejante antigüedad es fácil imaginar cómo esta actividad forma parte de la memoria colectiva de los chamacuerenses.

La experiencia acumulada contribuye, de un modo u otro, a que la organización sea muy completa y eficiente. Se puede decir que más de un 10% de los participantes cumplen alguna función dentro del desarrollo del evento, ya sea que también viajen en bicicleta, en motocicleta o en los vehículos que apoyan en el trayecto.

Cada participante debe portar un uniforme, que en el caso de los peregrinos de Comonfort, tiene una combinación llamativa de naranja y amarillo. El equipo de seguridad no es obligatorio; ojalá llegue a serlo. El participante también  debe registrarse y  pagar una cuota, recibe un gafete, que debe portar en todo momento, y una etiqueta para su bicicleta. Con esto se evitan malentendidos sobre la propiedad de las correspondientes bicicletas.


Entre tantas personas, que se conjuntan en un mismo momento, pueden ocurrir esos incidentes, pero el ambiente en general es de camaradería, del mismo modo, que los organizadores (y la mayoría de los participantes) promueven una actitud juiciosa y de respeto a los demás participantes y hacia los habitantes de las poblaciones que se visitan. El consumo de alcohol está prohibido y puede provocar un castigo, no sólo para el infractor sino para todo el grupo al que pertenece.

La motivación general de los participantes es siempre su devoción, ya sea por cumplir una manda, es decir por corresponder a algún favor recibido, o en agradecimiento a la forma en que su existencia en lo general se ha desarrollado. Quienes acuden cada año, agradecen, como corresponde, por lo acontecido, desde la última peregrinación hasta este momento.

En cada lugar en que se hace una pausa hay personas que ofrecen alimentos a los peregrinos, lo mismo que personas que venden refrigerios, por lo que ningún ciclista necesita viajar con alimentos.
Ya he mencionado tres veces el número de participantes, algunos de los organizadores hablan de que son miles, uno de ellos estima el número de los que llegan a la Ciudad de México en quince mil, a los que se suman los peregrinos que partieron a pie hace unos días y que llegarán el mismo día 10 para conjuntarse, de alguna forma, con los ciclistas.

 No sé qué tan certeras sean estas cifras, pero quince mil, diez mil o cinco mil, son muchísimos participantes y, como ya lo mencioné, la logística necesaria obliga a una organización esmerada y eficiente.

Trato de imaginarme la emoción que debe revestir llegar a un sitio tan especial y significativo, luego de pedalear cientos de kilómetros. Sea por esa profunda recompensa o por el gusto de realizar cada parte del trayecto,  la mayoría de los participantes tiene lustros, o décadas,  asistiendo a la cita anual de la Peregrinación Ciclista.

Agradezco a todos los peregrinos y organizadores que, no sólo amable sino animadamente,  me compartieron sus testimonios, ello me permitió asimilar, un poco más, el por qué a su paso la gente les despide, les grita palabras de aliento y les desea, con solidaridad y entusiasmo, que lleguen con bien y que Dios los bendiga.



















Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, Active Javascript para visualizar todos los Widget